¿QUÉ ES UNA CUENTA BANCARIA OFFSHORE?

Una Cuenta Bancaria Offshore es una cuenta bancaria que es abierta o aperturada en un país distinto al país de origen o residencia del aperturante o depositario, en un banco domiciliado en un territorio que exonera de impuestos a los fondos provenientes cuya fuente sea totalmente extranjera. En otras palabras, la apertura de una cuenta bancaria offshore implica iniciar relación bancaria con una Institución bancaria de un país distinto del cual se reside. En este sentido, la cuenta permitirá realizar operaciones bancarias sin que se tenga que pagar tasas o impuestos en el país donde se apertura la cuenta bancaria.

APERTURA DE CUENTAS BANCARIAS OFFSHORE

APERTURA DE CUENTAS BANCARIAS OFFSHORELos Centros Financieros o Bancarios Offshore, en la concepción actual, están reconocidos como medios facilitadores de las gestiones empresariales. Constituyen una forma de canalización de las inversiones y centros operativos desde el cual se pueden desarrollar las estrategias de negocios.

Aquellos Centros Financieros o Bancarios Offshore de carácter opaco y de accionar poco transparente, ya no quedan en el mundo. La lucha contra la evasión fiscal y contra los delitos de blanqueo de capitales ha producido mayor transparencia de estos Centros de Servicio.

Sin embargo, las necesidades del comercio internacional obligan a la utilización de la Banca Internacional u Offshore, a fin de garantizar el desarrollo de una mejor gestión de las operaciones comerciales, la obtención de beneficios de las operaciones que tradicionalmente ofrecen escasos márgenes, la generación de ahorros de tiempo y esfuerzo, la creación de un fondo de pago y cobro que proteja de los riesgos cambiarios de las diferentes monedas. Y al mismo tiempo, garantizar la confidencialidad y la protección del patrimonio, reducir los riesgos de la vida cotidiana en cada país.

Para ello, en estas Jurisdicciones se ofrecen diversas estructuras, tales como Fondos de Inversión Offshore, Aseguradoras Cautivas, Fideicomisos, Sociedades o Corporaciones Anónimas, las Compañías Internacionales de Negocios, también conocidas como IBC’s, Sociedades de Responsabilidad Limitada (LLC o LLP), entre otras.

En todo caso, el cliente-inversionista deberá hacer una adecuada planificación, a fin de garantizarse el cumplimiento de las obligaciones, la obtención de los frutos esperados de sus operaciones, así como la reducción de los riesgos fiscales y operativos que la gestión comercial deba producir.

La optimización de la operación comercial solo puede producirse de manera segura si el cliente-inversionista se asegura de cumplir con las exigencias legales en cada etapa del proceso de generación de la renta y de la ganancia.

El Cliente-Inversionista tiene el derecho de informarse y ser informado. También tiene la posibilidad de consultar a sus asesores legales, contables o de negocios en su país de origen, antes de realizar la inversión.